Adoro los placeres sencillos,
pues son el último refugio de los seres complejos.

Óscar Wilde

D.O. RÍAS BAIXAS

1

LA UVA ALBARIÑO

2

GALICIA CALIDADE

3

HISTORIA

El vino se hace en la tierra, el vino lo hace la cepa… Son dos metáforas que se han convertido en los grandes principios filosóficos que rigen nuestra práctica vitivinícola.

En una situación privilegiada, en los valles del Miño, y equidistante de Vigo y Ourense a 30 kilómetros, Adegas Valtea se asienta en una zona con un microclima especial que hace que las uvas alcancen el grado de madurez necesario para la elaboración de unos caldos cuya calidad no genera duda.

VIÑEDOS

La práctica totalidad de las cepas utilizadas para la elaboración de los caldos de Adegas Valtea son de la propiedad, se trata de 150.000 metros cuadrados de Adegas Valtea y otros 70.000 arrendados cuyos suelos están destinados íntegramente a uva albariña.

En la margen del río Miño, con las cepas portuguesas al frente, y una orientación norte-sur, los viñedos de Adegas Valtea se desarrollan en un terreno irregular de ligera pendiente formado por auténticos escalones o balcones colgados en la cuenca del Miño. Esa orografía y orientación permite una de las maduraciones de la uva más perfectas de la zona.

En el centro de la explotación vitivinícola se encuentran las instalaciones de la bodega con una superficie de más de 1.000 metros cuadrados construidos. Equipada con depósitos de acero inoxidable, prensa neumática, depósitos para maceración, barricas para envejecimiento y fermentación en roble francés y americano.

ELABORACIÓN

La Vendimia en Bodegas Valtea

A mediados de septiembre, y buscando siempre el momento óptimo de maduración se realiza manualmente la vendimia de nuestra uva albariño.

Cada racimo se corta y se deposita en cajas de plástico cuyo peso nunca supera los 18 kgs para evitar la rotura o aplastamiento de las bayas. Se transporta en el menor tiempo posible a las instalaciones de la bodega, donde se descargan y se procesan.

Desde la tolva, y a través de una bomba, son impulsadas a las prensas neumáticas, de acero inoxidable, ejerciendo una prensada suave, nunca superior a 1.2kgs/cm2 de presión, con lo que los mostos son siempre de primera calidad. Los mostos son llevados a los depósitos de fermentación, donde se desfangan. El mosto flor se trasiega por gravedad a otro depósito, para fermentar allí a temperatura controlada durante unos veinte días.

Una vez fermentado se descuba el vino y se llevan a cabo los procesos de filtrado y estabilización del mismo. En su momento óptimo, se envía a cata al Consello Regulador de las Rías Baixas, donde proceden al control analítico y a la entrega de las contraetiquetas y documentos que certifican que el vino es de calidad y ha superado los controles cualitativos.